viernes, 8 de agosto de 2008

Hoy abrí los ojos al encuentro con las estrellas…


Hoy abrí los ojos al encuentro con las estrellas…
Con el sol saliendo entre las nubes aún veía las estrellas….
Con las nubes esparcidas entregando el cielo azul intenso…. Aún veía las estrellas…

Y me senté con los ojos perdidos buscando el brillo intenso de tu astro…
Inmóvil… quieta… paciente… rebuscando una y otra ves los reflejos de tu luz…
Así… claramente te apareces… logrando entrecerrar mis ojos asombrados en tu belleza…
Así… tan simplemente penetras en mi mente… en mis sentidos… en mi asombro… en mis milagros…

Abro mis ropas en el abrigo de tu claridad… entregando mi pecho en su reflejo….
Así… expuesta… entregada… sumisa en el instante de tanto calor…
Recorres… asumes tu reinado como quien reconoce su casa desde lejos…
Moras entre los suspiros de la piel… entre el estremecer… entre tanto…

Brillas desde el vientre hasta el sabor de la lengua con los ojos cerrados…

Hoy no abriré los ojos… hoy ya no te miraré…
No sea que las nubes salgan nuevamente…
No sea que el tiempo ha engañado los sentidos…
No sea que tu luz sea hoguera….
No sea que hoy abrí los ojos… y estrella nunca eras…
Mi Ser

3 comentarios:

Isa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Compartimos? dijo...

Es el problema de los amaneceres. El sol deslumbra, vigoriza los sentidos y renueva las ilusiones.
Hay días que preferimos quedarmos a oscuras, sin ilusiones.
Besos

Luzjuria dijo...

Aferrarnos a algo o alguien, ver un amanecer distinto, un atardecer en la gama de colores que solamente nuestros ojos perciben. Ser tu ...

Un abrazo gigante