martes, 11 de noviembre de 2008

Los encuentros inesperados….



Este texto va dedicado a esos seres que han pasado… que han dejado Dulces sabores… Dulces nostalgias…. Dulces aromas a café y campos de trigo…. A jardines con soles de media tarde y la mirada en conversaciones de ensueños…

Manos amigas…
Almas en latidos conjuntos…
Espíritus con ansias del futuro…
Inquietos seres de caminos abiertos a pleno Sol…

Que pisada han dejado hoy?
Que rumbo tan distinto al mío han de tomar….
Siluetas de abrazos aparecen en su pensar…
Y mi latido enreda sus nombres en gratitudes….

Se extrañan sus mesas con aromas a café….
La mirada sencilla sin banderas que dividan la verdad…

Encuentros inesperados que marcan el pasar…
Brotes de fortuna que encuentras al andar…
Cultivos de cariños que jamás has de olvidar…

Los encuentros inesperados con personas que no fuiste capaz de pensar que existían…
Seres que cambian tu forma de ver la vida….
Cambian tus maneras de sentir…
Cambian la sonrisa a deshora y sin razón…
Simplemente otorgan un segundo de plenitud sin siquiera hablar….
Y cuantos de ellos confirman la lucha diaria del vivir?....

Como será?...
Como será la felicidad sin disfraz ni antifaz… sin piel… sin mirar… solo creer y sentir….
Como será esta realidad virtual… esta verdad personal abierta a los ojos despiertos… y a la vez… tanta mierda disfrazada de belleza que tantos manosean a su bienestar…?

Pero se puede ir por el mundo sin creer?...
Se puede abrir paso cargado de desconfianzas?...
Porque si se puede pido audiencia con la receta que para mi es imposible lograr….

Se desconfía de ciertos seres…
De ciertas palabras….
De ciertas miradas…
De algunos pasos…
Y así de ciertos ecos cercanos y lejanos….
Pero No siempre se carga con la desconfianza a cuestas…
Siempre existirá ese alguien que cruce la línea que has trazado…
Siempre aparece aquel que te recuerda que lo que crees imposible… simplemente se convierte en posible con tus propias palabras y letras….
Siempre encontrarás quien desligue tus limitaciones en los Jamás de tu Voz…

Los encuentros inesperados…
Riquezas a plazo…
Amarguras con tiempo….
Ensoñaciones de futuro….
Nostalgias de piel en espera…

Cuanta gratitud existe en los labios de quien coincidió con lo inesperado….
Cuanto brillo hay en los ojos del ser que contempla tus amaneceres en distancias del Alma….

Un Coincidir Inesperado…

Tanta Belleza envuelta en letras que cargan tanta historia…
Tanta realidad detrás de tus miradas…
Tantos anhelos esparcidos en los ideales detrás de todo esto…
Tanta felicidad que aunque sea sólo un segundo ha sido Felicidad.


Gracias a Tantos… a tantos que han formado mi paso más hermoso y lleno de Soles….




Mi Ser

6 comentarios:

Lulu... dijo...

Es verdad...
pero mas verdad es que eres una persona que sabe agradecer y que no olvida.
un beso!!

Anónimo dijo...

De los más bellos encuentros estás tú. Dios ha sido generoso al permitirme mirar tus ojos y contemplar la grandeza de lo que eres Mujer. Soy afortunado al coincidir como bien dices y aprender a querer cada uno de tus pasos y admirar la fortaleza que te envuelve, que te hace diferente y tan llena de vida.
Pasará tiempo para terminar de dar las gracias por nuestro encuentro, y aunque el tiempo sabe los porqués, siempre existirá tu pensamiento en mi mente.
Gracias por todo y recuerda que estoy aquí siempre.

E.S.M.

Gusmar Sosa dijo...

Me gustan los encuentros inesperados!!!

José Ignacio dijo...

Lo incierto, lo inesperado siempre nos trae sorpresas.
Debemos saber encontrarlas y no pasar de largo.
Bsos

JOSE EDUARDO dijo...

Nunca e vivido eso, pero debe ser entretenido...

decisiones para la vida dijo...

Las almas blancas, como la tuya, que miran sin desconfiar, que caminan sin importar la piedra mil veces encontrada, esas almas siempre sufrirán cuando las confianzas hayan sido entregadas a quienes no lo merecen.
Al igual que tú, confío, a priori, al revés que la mayoría, que desconfía a priori. Pero la mayor parte de las veces agradezco, como sé que tú agradeces, la oportunidad de disfrutar de esas otras almas que permitiste entrar en tu vida.
Besos grandes,
Mona