viernes, 13 de marzo de 2009

Para Mona… Conspirando el Milagro en tu Mirada….


El Silencio Irrumpe mis Ecos….
Mis Silentes sonidos diarios….
Se opacan las miradas diarias en singular desconcierto….
Y se enmascaran los pasos fríos de la mañana…

Se respira con pecho a presión…
Y el humo abarca la habitación buscando salida al respiro….
La cabeza gira de rincón a rincón…buscando el silencio que irrumpe mis ecos…
Y con tristeza caigo al suelo cargándolo de lágrimas en deuda….

Que será que el gris de ayer hoy se opaca en sombras…
Que será que la felicidad de pronto se olvida y retorna mañana sin previo aviso….

Presiona mis manos…
Abraza fuerte el cuerpo que niña quiero ser…
Que espero el reparo del alma herida y la mente dañada…
Pesada carga hereda el pasado…

Cuanto aguanta el Alma en descontento…
Cuanto soporta la mente en vaivenes de felicidad y rocíos de amarguras….
Cuanto soporta el paso que casi no sabe donde camina…

Se abrazan mis anhelos a la sonrisa de tus ojos…
Al verde de tu mirada cargado de ensueños….
Al suspiro que acalle los ecos y te deje comprender su silencio…
Al albergue de las dichas en tu alma con puertas cerradas a la mente…

Hoy conspira mi Sentir a la Fuerza de tu Vivir….
Al Desgaste de tus Pasos…
Al dolor de tu Pecho…
Al Ahogo de tu Respiro…
Al Llanto amargo de tus Ojos…

Hoy Conspiro Amiga… Conspiro los futuros tiernos…
Conspiro el abrazo de los hijos….
Conspiro el beso del amante….
Conspiro el tiempo que aún falta compartir…
Conspiro… con la Fe que te ha de faltar…. Con la esperanza que te ha de rehuír… con tanto que aún falta por hacer… Conspiro que estés con nosotros Pronto… Otra vez…


Abrazoles Cargados de Milagros… Esos que no Ves… Pero Esos que Esperan tu Mirada…

Mi Ser.


4 comentarios:

Nora Jara dijo...

Conspiramos todas y todos entonces.

Los milagros, mi querida mona, no se ven con los ojos de la mente, con el intelecto o el razocinio, no se ven en la” ciencia”… ni en la medicina.

Los milagros, están siempre en nuestro existir y se ven con los ojos del alma, y se sienten en el corazón, donde alberga Dios, el mismo que se funde en nuestra alma y nos da el halito de vida.

Un abrazo, lleno de amor, fe y esperanza, para ti, mi niña. Y para ti, querida mona.

Escucha a tu corazón... y verás como acallan los ecos del pasado.


Besos llenos de milagros.


...Nori.

Ruth L. Acosta dijo...

HOLA MI SER,

TENGO UN PREMIO PARA TI EN MI BLOG, CON MUCHO CARIÑO.

BESOS,

Ruth L. Acosta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
De Angel a Hombre dijo...

Te acompaño en el sentir colectivo, de quienes conocemos a Mona, ayudemos en su recuperación, dando desde ya energías positivas y con fe en Dios por su pronta recuperación.