jueves, 7 de enero de 2010

un Recuerdo Callado.....


Me es difícil instalar las letras correctas en estradas como ésta…
Mi razón se niega a la crudeza de los hechos y la perversión de los actos de seres como tú…como yo…

Eh escrito muchas entradas con anterioridad nombrando el tema del abuso de menores… la violación a seres indefensos… No me cansaré de levantar un grito de espanto cada vez que sea necesario si alguien que lo necesite me puede oír… si un Alguien en medio de todo éste mundo se une mi llanto… a mi angustia… a mi Creer..aunque a veces cansado…pero Vivo de saber que en unión lo podemos cambiar…

Vengo de una familia sencilla… con ingenuidad casi a mis 18 años descubrí que el pololo de mis 12 años era abusado por su padre…. Que sus afanes extraños… sus conversaciones incoherentes… sus desvelos tenían explicación ante los ojos de una madre que se vuelve maldita cuando silencia el lloro de sus hijos a media noche… cuando justifica la ausencia de su marido entre las sábanas de sus hijos…. Claudio… el delicado muchos le nombraban… aunque a mis ojos de niña era el príncipe que seguramente esperaba…

Hace diez años saludé una chica guapa por la calle que terminó diciéndome…”No me conoces?”… y en medio de un largo abrazo y una emoción de asombro terminé dándole un beso luego de los años de ausencia… Me pregunté cómo era posible que se pintara mejor que Yo… y en medio de esa conversación sentí el dulce sabor de su primer beso en mis labios en la inocencia tan hermosa para mí… y tan terrible para él…. O ella a éstas alturas…

Hace mucho que no sé donde está… Hoy le recuerdo… le recuerdo con el afecto de los años…. Hoy le recuerdo mientras un hombre bajo la protección de una iglesia hace miseria de la vida de jóvenes y niños… Y quizá….sólo quizá…alguno de ellos termine pintándose mejor que Yo….
Mi Ser.

8 comentarios:

Asturiela dijo...

tu texto es de un color fluorescente que quema los ojos al permitirse leer, pero a la vez ilumina muchas veces esta oscuridad. felicidades por escribir algo mas que solo un post.

José Ignacio dijo...

Decir nunca jamás es solo un deseo.
No entiendo la violencia pero parece ser consustancial al género humano.
Duele mirar a los ojos de un infante violado.
Hierve la sangre cuando historias perversas se nos cruzan en el camino.
El deseo solo se rompe cuando tenemos la oportunidad de ayudar a romper el silencio.
Hasta pronto.

¿Lesbiana? dijo...

Admiro la fuerza de la gente que puede superar, bien o mal, pero superar esas situaciones de mierda. Y repudio a todo aquel que sea victima y obviamente tambien al ejecutor-

jonceltic dijo...

Hay cosas que jamás se superan. Simplemente se adoptan para siempre en tu vida y aprendes a convivir con ellas; como los lunares de la piel son los lunares del alma.

Arribé y me gustó. Me quedaré en tu blog ;)

Mar y ella dijo...

Desde muy pequeña hee scuchado que lo seres humanos ,somos mejor que los animales,por que somos seres racionales,que nuestra inteligencia es superior.
Y situaciones como estas ,me dicen lo contrario....
Muchas personas aprendemos a maquillarnos para tapar la violencia la inmunda violencia del cual se ha sido victima.No queda de otra hay que seguir viviéndo.Porque? no lo sé ,algún humano dijo que asi es la cosa.




Mariella

latrís dijo...

Es tremendo lo que cuentas, donde nos trasladan tus palabras.
Alzo mi grito contigo, en un Basta Ya, Nunca Más!!!!!
Un abrazo

Lía. dijo...

Pones un gran tema en tu escrito capaz de traspasar todo tipo de fronteras, de ideologías, de clases sociales, en fin...
Interpretar la mirada de un niño/a violada tiene ese puzzle policial que muchas veces no es descubierto, intervenir en la vida de alguien abusado sexualmente o entrar en su coraza que disfraza un corazón, es tantas veces impreciso por no saber a ciencia cierta como abordar una amistad sincera sin la sensación de desconfianza absoluta.
Simplemente mujer, sin saberlo estas siendo capaz de posarte en muchas pieles que han vivido quizás algo similar.
Un verdadero gusto, mis respetos y sin lugar a dudas mi aprobación para repudiar actos como estos.
Un beso.

decisiones para la vida dijo...

Caracolita bella:

Ni te imaginas cómo mi ser se estremece cada vez que escucho o,por mi trabajo, veo a pequeñitos seres, inocentes, indefensos, con ojitos de tristeza, ésa que deberían estar lejos de sentir, ésa que les fue instalada tan injustamente.
Me indigna pensar que esos demonios se pasean impunes por nuestras calles, por nuestras vidas, ocultos en un manto de normalidad y de estátus, con la convicción de que jamás serán castigados o juzgados.
En este país que dice ser tan avanzado, la justicia es simplemente injusta y las condenas blandas.
Llegará el día que todos esos niños se levanten como una montaña y desde su palco lancen piedras para reparar tanto daño.
Desde mi indignación de madre, lanzo dardos de justicia a los miserables que roban esa maravillosa inocencia a esos maravillosos seres.
Un abrazo grande,
Mona