lunes, 9 de agosto de 2010

Me dirijo a tu llegada…

Me dirijo a tu llegada…
 Al resplandor de tus ojos asomados en la ventana….
Ya gimen mis brazos en el dolor de tus partidas…
Y sigo….
Acongojada en las despedidas que aún no abrazan tu llegada….

Insólita vida…

Inesperada ausencia que causas mi pensamiento de alboroto y el resplandor de mi mirada en ese quizás dibujado en mis labios….

Insólita Vida que apuntas a construirme horizontes….
Que desvistes primaveras para darme éstos inviernos tan asolados….
Que haces de Mi paciencia una inquieta Tormenta…
Pero…. aún Creo en ese Milagro…. En ese Inquieto de tu Llegada…


Mi Ser.

6 comentarios:

Siberia dijo...

Yo hay días que como tú todavía y de pronto vuelvo a creer en el milagro. Pero cada vez son menos las veces y más las que presiento que nunca llegará el milagro que me salve

Un abrazo

Siberia dijo...

Yo hay días que como tú todavía y de pronto vuelvo a creer en el milagro. Pero cada vez son menos las veces y más las que presiento que nunca llegará el milagro que me salve

Un abrazo

Marlene dijo...

Los Milagros salvan.. yo creo en ellos :)

Abrazoles y soles luminosos
Marlene

Pepe dijo...

Asi es, derrepente el dia menos pensado y en hora buena aparece en el umbral de tu puerta, haciendo ruido y manifestando su llegada.

Beso vialacticos y acaracolados

♀.aLeAtOriA.♀ dijo...

mientras crees, es posible... y solo entoncs en el momento menos esperado sucede lo q a veces nos parece in-creible ...

Saludos!, q tengas un lindo dia si? (:

en Camino dijo...

a veces cuesta esperar pero finalmente uno se llena de aquellas esperanzas inexplicables que aparecen y vuelve comenzar.
abrazo bonita