jueves, 28 de junio de 2012

Que Difícil....

Que difícil me resulta en éstos días levantarme... encontrar algún sentido para seguir... Creer en mi misma y retomar un respiro que haga de mi una mejor persona como quise serlo siempre...  Pero el respiro es muy breve de hace tanto.... !  


Me encuentro tan decepcionada de la vida que hoy llevo... de la soledad que me agobia cada día... de contar conmigo y conmigo nada más...  Mi Creer paso a ser una utopía que me desmorona de a poco...  que enfría lo que más amaba de mi... que sofoca la Fe... que esclaviza mi alma al asumir cosas que jamás quise para mi vida... 


Es casi inexplicable lo que siento... imposible de escribir... imposible de explicar... imposible de entender... Solo quisiera no estar aquí... no estar en ésta realidad... no dormir asumiendo mi vida... sino despertando en un cambio que me dé nuevas ilusiones y esperanzas....  


Es loco sentir que somos tan frágiles... es loco sentir que el egoísmo pueda simplemente secarte por dentro...  Con el tiempo son más visibles los daños... con el tiempo se siente el dolor de una manera tan distinta...  


Creo que estoy cansada... burlada... usada... Parece que todo finalmente cae por su propio peso... y mis faltas debieron ser muy grandes para terminar aplastada de ésta manera...  







2 comentarios:

ELEMENTO ROSA dijo...

CREO Q AVECES ALGUNAS COSAS NO DURAN TANTO PERO AL FINAL VETE DATE CUENTA ESTAS VIVA Y LO Q PASA AHORA ES Q TIENES Q VALORARTE MAS Y RECUPERAR ESA FACETA Q TUVO DE TODO BUENAS COSAS Y MALAS ASI Q NO DEPENDAS DE ALGUIEN PARA SER FELIZ SE SUPONE Q TRAS LAS EXPERIENCIAS SE APRENDE U.u ANIMO Y MUCHA SUERTE BYE

Marlene dijo...

Ayer te leí y no fui capaz de dejar un comentario. ¿Porque? pues porque se supone que ante un relato como éste, una debería dejar palabras de aliento, de optimismo, de ánimo, de esperanza. Siempre lo he hecho, sabes, me refiero a regalar palabras de aliento a los demás.

Pero esta vez... no puedo. Debe ser porque aquí, desde el fondo de mi abismo hay tanta oscuridad, que no las encuentro. Te las debo. Si me lo permites, en esta ocasión, sólo me abrazo a tus palabras, tan fuerte... que las hago mías...

Mi corazón partio y yo deseamos que pasen pronto tus tormentas.

Con cariño
M.